Viendo estas cosas es absolutamente normal que los gatos sean los reyes de Internet.