Hay que sonreir a la vida

Por muchas pruebas que te ponga la vida, acuérdate siempre de sonreír. No hay que ponerse tristes por tener un mal día, como que se te rompa el pantalon