Chupame la cara, semental

¡Que gustirrinin! Pensó Doña Sofía.